Alopecia difusa

Alopecia difusa

La alopecia difusa es un tipo de alopecia que puede afectar a mujeres y hombres en igual medida. No se considera tan grave como otros tipos de alopecia (areata, androgénica, etc.), debido a que la pérdida del cabello no se evidencia tan claramente. Aun así, el paciente puede perder todo el cabello a largo plazo, por lo que es preciso establecer un diagnóstico temprano de esta enfermedad, así como aplicar los tratamientos indicados en cada caso. Aquí tienes más información sobre esta enfermedad.

Qué es la alopecia difusa

A diferencia de la alopecia areata o la alopecia androgénica, que concentra la pérdida total del cabello en zonas específicas del cuero cabelludo, la alopecia difusa ocurre sin un orden aparente en toda la zona del cuero cabelludo, y puede establecerse con diversos grados de intensidad.

Este tipo de calvicie, es de tipo reversible, y engloba varios tipos de alopecias como el efluvio anagénico agudo, que afecta al 90% del cabello y provoca una pérdida difusa o poco evidente; el efluvio anagénico crónico, manifestada por el desprendimiento del cabello en fase de crecimiento (fase anagénica); el efluvio telogénico agudo, el más frecuente de alopecia difusa, capaz de producir una pérdida de hasta 1000 cabellos al día; y finalmente, el efluvio telogénico crónico, que como su nombre indica, ocurre durante la fase telogénica del cabello (fase de caída), con carácter temporal.

Además, también podemos hablar de alopecia areata difusa, una combinación de ambos tipos de alopecia. Generalmente, la alopecia difusa toma lugar durante 3 o 6 meses.

Causas de la alopecia difusa

Los desajustes hormonales, los efectos secundarios de ciertos medicamentos, así como los escenarios de estrés y depresión, pueden ser causantes de una alopecia difusa, por lo que decimos que esta enfermedad es de tipo multifactorial.

Más específicamente, algunas enfermedades como sífilis, úlceras y otras complicaciones gastrointestinales, infecciones pulmonares, diabetes, hipertiroidismo, hipotiroidismo, anorexia, lupus, bulimia o depresión, pueden provocar la aparición de una alopecia difusa, mientras que otros factores de riesgo interno como los desórdenes hormonales durante el parto, dieta pobre en vitaminas y nutrientes, radiación ultravioleta, o pérdida de sangre aguda, también afectan el sano desarrollo de los folículos pilosos del cuero cabelludo.

Del mismo modo, algunos medicamentos como aciclovir, heparina, interferón alfa, timolol, warfarina o naproxeno, se han asociado a la alopecia difusa, aunque también existen otros factores más comunes como el estrés, la quimioterapia, o un exceso de vitamina A en el organismo.

Síntomas de la alopecia difusa

Ya hablábamos de los diferentes tipos de alopecia difusa, siendo el más común el efluvio telogénico agudo. Este padecimiento toma lugar ante un aceleramiento de la fase telógena del cabello (fase de caída), como parte de un trastorno en el ciclo capilar normal del cuero cabelludo.

En otras palabras, la alopecia difusa se caracteriza por el desarrollo prematuro de los folículos hacia una fase telógena, siendo de tipo difusa, o sea, sin pérdida total del cabello. Esta enfermedad puede desencadenarse a los dos o cinco meses de haberse dado una causa particular, y suele ocurrir mayormente en la región bitemporal y central del cuero cabelludo, con una presencia de cabello frágil y considerablemente fino, que además puede perder su pigmentación y su tamaño.

En las mujeres, la alopecia difusa puede afectar al individuo durante la pubertad, y sobre todo en la etapa de la menopausia. Generalmente, este trastorno dura unos tres meses, notándose una reducción de la densidad capilar cercana al 50% del volumen total del cabello.

Cómo prevenir la alopecia difusa

Como hemos mencionado anteriormente, la alopecia difusa es de carácter irreversible, por lo que las soluciones preventivas juegan un papel determinante. Estas acciones deben enfocarse en evitar la caída del cabello, y por otra parte, promover el correcto desarrollo del mismo. Pueden aplicarse tratamientos médicos efectivos como la bioestimulación B.E.T o la aplicación de láser de baja potencia. No obstante, existen también otros remedios que podemos aplicar:

– Alimentación balanceada y responsable: Es importante priorizar el consumo de vitaminas y nutrientes para promover la salud del cabello. Los alimentos ricos en azúcares son contraproducentes, al igual que las comidas ricas en grasas.

– Evitar el uso de secadores: El aire caliente del secador es altamente nocivo para nuestro cabello, especialmente a la hora de secarlo, ya que se encontrará muy frágil. Es recomendable utilizar el aire frío y a baja potencia, o mejor aún, secar el cabello al aire libre. El uso de planchas y rizadores también debe evitarse en lo posible.

– Utilizar champús adecuados: No todos los champús son ideales para nuestro cabello. Debemos elegir aquellos elaborados a partir de productos naturales, y por lo tanto, libre agentes químicos. Los champús ricos en vitaminas son excelentes.

– Mantener el organismo hidratado: Beber abundante agua, es un remedio universal para la salud del cuerpo, pero en especial, para el cuero cabelludo, ya que, si se mantiene hidratado y sano, tendrá menos probabilidades de quebrarse.

– Evitar el uso de coletas y trenzas: A largo plazo, los peinados demasiado apretados, pueden atentar peligrosamente contra la salud de nuestros cabellos. Si quieres prevenir la alopecia difusa, mantén tu pelo aireado y libre la mayor parte del tiempo.

– Protegerse del sol: El uso de gorros, sombreros y pañuelos puede ser muy efectivo a la hora de evitar el impacto de los rayos solares en nuestro cuero cabelludo. De esta forma podremos protegerlo y mantener su desarrollo.

– Modera el uso de productos para el pelo: Las lacas y fijadores de pelo también son perjudiciales para el sano crecimiento de nuestro cabello. Hay que saber utilizar estos productos de belleza con moderación.

Remedios caseros para la alopecia difusa

Aliméntate bien: La falta de hierro es uno de los factores de riesgo más peligrosos para nuestros cabellos, y que puede causar una alopecia difusa. El brócoli, los frutos secos y las carnes magras deben formar parte constante de nuestra dieta, incluso aunque no se observen síntomas de anemia. Del mismo modo, algunos pescados como el salmón o el atún, son fuentes importantes de Omega 3, un ácido graso polinsaturado capaz de reforzar la salud del cabello. Se recomienda, además, incluir en la dieta: papa, espárragos, berenjena y apio, ya que contienen cinc.

Ortiga: La ortiga es una planta con la que podrás preparar un champú casero “anticaída” muy efectivo, gracias a sus principios activos tan importantes para combatir la alopecia difusa. Para preparar el champú, solamente necesitas un litro de champú neutro o champú para bebés, una porción grande de ortiga, una licuadora y un colador. Mezcla la ortiga con el champú en la licuadora hasta integrar bien estos dos elementos. Cuando hayas obtenido una pasta verde consistente, emplea el colador y listo. Puedes utilizar tu champú a diario, pero recuerda secar el cabello con suavidad y sin secador.

Berro: El berro es otro de los remedios naturales con que cuentas para eliminar la alopecia difusa. Para preparar este remedio casero, bastarán unos 100 gramos de berro. Licúalos el tiempo que sea necesario hasta obtener una pasta libre de grumos o partes sólidas demasiado grandes. Si lo prefieres, puedes añadir un poco de agua para acelerar el proceso de licuado. Seguidamente, aplica la pasta de berro sobre el cuero cabelludo y déjalo actuar durante una o dos horas. Luego, lava el cabello con tu champú favorito, y repite el procedimiento al menos dos veces por semana.

Albahaca: La albahaca contiene propiedades sorprendentes para combatir la alopecia difusa y aportarle mayor volumen y fuerza a tu cabello. Este remedio casero requiere de un litro de agua y una cantidad suficiente de albahaca. Mezcla los ingredientes en un recipiente resistente al calor y deja hervir durante quince minutos. Ahora solo debes colar la mezcla, y envasarla en un recipiente con dispersor. Utilízala a diario tras el baño, y aplícate un masaje ascendente con movimientos circulares desde la cervical hasta la frente. Además de los efectos de la albahaca, el masaje te permitirá estimular la circulación sanguínea del cuero cabelludo.

Tratamientos para la alopecia difusa

Además de los remedios naturales antes expuestos, la alopecia difusa debe ser erradicada mediante el criterio de un especialista médico, el cual podrá determinar el tratamiento adecuado para cada caso, según el nivel de la enfermedad. Estas son las soluciones más empleadas en la actualidad:

Minoxidil

Representa uno de los tratamientos más eficaces contra la alopecia difusa. Se aplica de manera externa sobre la piel, y puede encontrarse en forma de loción o espuma. El minoxidil debe repasarse sobre el cuero cabelludo unas dos o tres veces al día, en dependencia de la concentración del producto. El dermatólogo indicará el mejor tratamiento en cada caso.

Finasteride

El Finasteride puede emplearse como solución complementaria al minoxidil, o bien cuando este no resulta eficaz para el tratamiento de la alopecia difusa. Este medicamento se aplica por vía oral, en forma de comprimidos, aunque puede desencadenar efectos secundarios, por lo que se recomienda consultar con un dermatólogo en cada caso.

LLLT

Se conoce como Low Level Laser Therapy o LLLT, y consiste, a grandes rasgos, en el uso de un láser de baja potencia para estimular el riego sanguíneo del cuero cabelludo, lo que permite incrementar el aporte de oxígeno y nutrientes a los folículos pilosos, así como eliminar cualquier residuo o tóxico obstruido. El LLLT ha demostrado grandes resultados a la hora de aumentar la densidad capilar, y su fortaleza.

PRP

Sus siglas significan Plasma Rico en Plaquetas, y es una técnica consistente en el empleo de plaquetas ricas en factores de crecimiento. A su vez, estos fragmentos proteicos permiten estimular el desarrollo de fibroblastos (células encargadas de producir colágeno), así como desarrollar nuevas células endoteliales vasculares, asociadas a una circulación sanguínea adecuada.

Mesoterapia capilar

Consiste en una serie de micropunciones en el folículo piloso, que permiten introducir directamente en el cuero cabelludo, algunos nutrientes esenciales como aminoácidos, minerales, ácidos nucleicos, péptidos y coenzimas, vitales para el desarrollo adecuado del cuero cabelludo.