Alopecia femenina

Fotos de la alopecia femenina

La alopecia femenina es una de las causas de caída del pelo más frecuentes para ellas y sin duda se trata de un gran problema en una sociedad en la que el cabello encarna algo así como la feminidad. Si se elige raparse el cabello por elección, estupendo, pero cuando se sufre la caída del pelo sin duda el drama se pone en primera página. A continuación te presentamos un poco más en qué consiste este problema y te presentamos diferentes soluciones para poder acabar con él.

Qué es la alopecia femenina

La alopecia en mujeres es un tipo de dolencia que aunque se cree muy poco común, afecta a más mujeres de las que se piensa, sobre todo a las más mayores. En los últimos años este problema se ha visto incrementado por desequilibrios hormonales, malas alimentaciones o estrés. Se trata de un tipo de dolencia que se manifiesta en las mujeres con una pérdida abundante de densidad capilar en zonas bastante amplias de cabello, como pueden ser las de la parte delantera o superior de la cabeza.

Suele ser más problemática que la masculina porque la pueden provocar muchas más causas y además las implicaciones sociales y estéticas que tiene para las que la padecen son mayores puesto que puede llegar a afectar psicológicamente a las personas que la padecen.

Tipos de alopecia femenina

Existen diferentes tipos de alopecia femenina, atendiendo a las diferentes causas que la provocan y a los síntomas con los que cuenta cada tipo de problema. El primer tipo es la androgénica, que es la más común y se detecta porque el cabello comienza a perder fuerza y grosor en la parte superior de la cabeza. Se trata de un tipo de alopecia cuya causa son los desarreglos hormonales, aunque también puede darse o agravarse a causa del estrés o de una mala alimentación.

El segundo tipo es la areata, que tiene lugar en zonas localizadas en las que el pelo se va destruyendo en diferentes intervalos. De este tipo de alopecia no se conocen las causas, pero se sabe que el estrés potencia los síntomas. Y el tercer tipo es la alopecia difusa, cuyos efectos son reversibles pues sucede dentro del ciclo de crecimiento del cabello sano y suele deberse al estrés, al parto, a una enfermedad o a dietas desequilibradas.

Causas de la alopecia femenina

Si te estás preguntando por qué tiene lugar este tipo de dolencia cabe reseñar que cada tipo de alopecia depende de unos factores, pero en general las causas principales son la herencia genética, el cambio estacional y los factores hormonales.

Además de estas causas hay factores externos que, como se explicaba en el punto anterior, agravan esta dolencia, como por ejemplo el estrés, el llevar una dieta desequilibrada, el dar a luz, la lactancia o la menopausia.

Síntomas de la alopecia femenina

Los síntomas de la alopecia femenina son algo diferentes a los de la calvicie femenina porque normalmente el cabello adelgaza en la parte superior de la cabeza y en la corona del cuero cabelludo, empezando por la parte central del cabello, mientras que la línea frontal permanece sin alterar (con el retroceso común en todas las mujeres).

Además no se suele progresar hasta la calvicie total como sucede con los hombres y tampoco se observan ni úlceras ni picazón, por normal general. Se puede detectar si se cae excesivo pelo durante el peinado, en la ducha o si se observa un aumento de los pelos presentes en la almohada tras la noche.

Cómo prevenir la alopecia femenina

Existen algunas recomendaciones o indicaciones para poder mantener el pelo muy fuerte y saludable, evitando la caída del cabello. La primera es que hay que tener cuidado con provocar alopecias cicatriciales, que podrían producirse con el uso de extensiones o de peinados muy tirantes, como por ejemplo algunos tipos de coletas.

En segundo lugar también hay que tener mucho cuidado con los tintes y las mechas pues, aunque el utilizar un tinte no provoca que se caiga el pelo, éste sí puede llegar a debilitar mucho la fibra del cabello ya que la altera con los químicos, sobre todo los decolorantes.

Además se deberían de adquirir unos buenos hábitos saludables: llevar una dieta equilibrada, hidratarse de forma correcta, dormir por lo menos 8 horas, hacer deporte, acabar con el tabaco y el alcohol y evitar el estrés todo lo que se pueda. También los rayos UVA también pueden resecar el cabello y volverlo muy frágil y fino, además de que podrán abrir sus puntas, por lo que se debe andar con mucho cuidado.

Remedios caseros para la alopecia femenina

Si se quiere probar alguna opción alternativa para luchar contra este tipo de dolencias existen diferentes remedios caseros que pueden resultar realmente interesantes para acabar con la caída del cabello. El primero de ellos es el utilizar cebolla, aunque también puede sustituirse por ajo o por limón. Estos vegetales son interesantes porque son antibacterianos y por tanto ayudan a acabar con las infecciones.

Otra opción es la leche de coco y la zanahoria. Para preparar esta mezcla bastará con mezclar ambos ingredientes hasta que se cree una pasta homogénea y aplicarlo en el cabello. Al contener muchas vitaminas y antioxidantes, además de aminoácidos, el cabello estará mucho más fuerte y sano.

También se puede recurrir al Aloe Vera, puesto que sus propiedades hidratantes y antiinflamatorias son ideales para tratar el cabello. Por último, un jugo de remolacha aplicado en la cabeza de dos a tres veces por semana ayudará a tu cabello permanecer saludable.

Tratamientos para la alopecia femenina

Si prefieres recurrir a tratamientos profesionales existen diferentes opciones. Las infiltraciones, la vasijeterapia, el láser y la cosmética capilar son las más utilizadas, que normalmente se suelen complementar con la utilización de vitaminas y otros suplementos nutricionales.

Otra opción moderna es la carboxiterapia, que consiste en la introducción de una especie de gas en la dermis para conseguir revitalizar los tejidos capilares. En algunos casos que no pueden ser tratados de otra forma se pueden también realizar trasplantes de cabellos, para los que existen diferentes tipos de técnicas. Muchos profesionales recomiendan Minoxidil de aplicación tópica, pero los resultados dependerán del paciente y de su propio caso.

Además, si se prefiere esta opción también existen algunos tipos de tratamientos cosméticos como polvos con fibras, postizos, pelucas, extensiones etc. que parecen realmente muy naturales y pueden suponer una buena forma de terminar con este problema.
La solución ideal dependerá mucho del tipo de alopecia de que se trata puesto que algunas simplemente podrán tratarse con un suplemento alimenticio. Lo ideal es acudir a la consulta de un buen profesional que estudie todos los síntomas, localice las causas y actúe en consecuencia.