Alopecia infantil

La alopecia es una enfermedad que cada vez sufren más personas. La alopecia puede pasar a cualquier edad, aunque no suele ser muy común entre los niños.

En este caso, la alopecia infantil no solo supone la pérdida del pelo para el niño o la niña, sino que puede ser un verdadero trauma para el niño que la sufre como para los padres. Eso sí, hay que ser positivos. Según los últimos estudios, hasta el 60% de los niños vuelve a recuperar el pelo perdido si se trata a tiempo. Y otro porcentaje elevado recupera gran parte del pelo perdido.

Eso sí, dependiendo del tipo de alopecia que sufra el niño, el tiempo de espera para recuperar de nuevo el pelo podría ir desde unas semanas hasta un año o incluso más.

¿Qué es la alopecia infantil?

La alopecia infantil es la caída del cabello de un niño o de una niña. Este tipo de alopecia no suele ser muy común, pero sí que existe.

Los padres rápidamente se suelen alarmar cuando ven que sus hijos comienzan a perder el pelo. En este caso recomendamos llevarlo al médico para que examine la pérdida de pelo. Pero queremos dejar claro que en muchas ocasiones esta pérdida de pelo viene ocasionada por el recambio folicular. Estos cambios se suelen dar siempre con los cambios de temperatura, es decir, en otoño y en invierno.

Causas de la alopecia infantil

La alopecia en la gran mayoría de ocasiones es debida a una bajada de las defensas naturales del niño, de aquí que en muchas ocasiones se considere como una enfermedad autoinmune.

La caída del pelo en los niños no se realiza como en los adultos, sino que se realiza en parches o por zonas.

Por todo ello, los niños que son más propensos a sufrir esta enfermedad, son aquellos niños que tienen enfermedades autoinmunes, bien sean crónicas o temporales. La caída del pelo puede ser provocada por alergias a algún tipo de químico, problemas con las tiroides o vitíligo.

Por este motivo, cuando el niño acuda al médico, el médico de cabecera le realizará diferentes pruebas, con el objetivo de descartar los problemas anteriores y ver cual es la causa de la alopecia que está sufriendo.

Síntomas de la alopecia infantil

El síntoma más común que los padres notan en sus hijos, es que comienzan a perder pelo de una manera rápida. Esto es una señal de alerta. Los padres ante esta señal, siempre deben de llevar a sus hijos lo antes posible al médico.

Con la caída del pelo, rápidamente se comienzan a ver calvas. Estas calvas pueden ser en formas de parches o circulares, dependiendo del problema del niño.

En el peor de los casos, estas calvas producidas por la alopecia pueden provocar dolor, estar inflamadas y rojas.

Alopecia areata en niños

La alopecia areata en niños es una de las más comunes. Es una enfermedad de los folículos pilosos.

La principal causa de este problema suele ser un trastorno autoinmune. Eso sí, se ha demostrado que los niños que sufren de manera continuada este problema, tienen un elevado riesgo de sufrir alopecia temprana cuando llegan a ser adultos.

El problema de esta enfermedad, en muchos casos no es la pérdida de pelo, sino que suelen ser los problemas psicológicos que suele sufrir el niño, porque el niño sentirá que algo raro le está sucediendo. Es más, lo compañeros de clase puede que se rían de él. Por este motivo, el gran problema en la gran mayoría de ocasiones suele ser psicológico.

Para evitar que el problema vaya a más, es muy importante la actuación de los padres. En cuanto noten que se le cae el pelo al niño, es muy importante que lo lleven al médico para que analicen el problema.

Cómo prevenir la alopecia infantil

La mejor prevención es la de la preocupación de los padres por los hijos. La gran mayoría de niños, no serán conscientes de lo que les está sucediendo hasta que el problema haya evolucionado mucho, sobre todo si son pequeños

Por este motivo, en cuanto el padre o la madre note que su hijo comienza a perder el pelo rápidamente, lo mejor es que acudan al médico lo antes posible. Cuanto antes de coja el problema, menos evolucionará la alopecia y por ello más probabilidades hay de que el niño pueda volver a recuperar el pelo perdido.

Tratamientos para la alopecia infantil

A la hora de realizar un tratamiento, hay que tener claro que tipo de alopecia infantil está sufriendo el niño que la está sufriendo.

Cuando el problema viene dado de los hongos o tiña, en este caso el tratamiento puede ser por dos partes. La más usada suele ser las lociones antimicóticas y la otra opción es la de antifúngicos orales.

Si el problema que sufre el niño es la alopecia areata infantil, el médico tendrá que usar diferentes medios para eliminar el problema. El tratamiento que dará el médico será a largo plazo, por lo que suele tener una duración de al menos 12 meses. El objetivo es intentar poner fin a la alopecia, porque actualmente no hay un remedio que cure la enfermedad al 100%. Con un año de duración, el médico se podrá asegurar que el problema remite.

Para solucionar el problema de alopecia areata infantil se suele usar corticosteroides tópicos.

En muchas ocasiones, nada más comenzar el tratamiento, el niño comenzará a recuperar el pelo. En otras ocasiones, el medicamento solo evita que el pelo se siga cayendo, por lo que la recuperación, en caso de darse puede tardar incluso meses en llegar. En otros casos, el problema puede parecer solucionado durante las primeras semanas, porque el pelo vuelve a crecer. Pero con el paso de los meses, el pelo vuelve a caerse.

El tratamiento que se usa para curar la alopecia por tracción es eliminar directamente el pelo largo que puede provocar tirantez. En este caso se eliminan las coletas, trenzas… Además, se suelen realizar al menor tratamientos de psicoterapia, con el fin de ver de donde puede venir el problema.

Finalmente, no hay tratamiento que sirva para la alopecia genética. De momento las investigaciones se están ligando al estudio del genoma humano, pero de momento no hay un tratamiento que sea efectivo. Se piensa que el tratamiento con células madre, en el futuro podría ser la solución.