Alopecia nerviosa

 

Alopecia nerviosa

La alopecia es un tipo de dolencia que puede tener muchísimas causas, tanto alimentarias como genéticas pasando por diferentes problemas de distintos tipos. Entre ellas, sin duda existen muchas personas que padecen calvicie simplemente por problemas de estrés, de ansiedad o de depresión. Si un organismo sufre una fuerte ansiedad sin duda es muy probable que reaccione perdiendo pelo de forma temporal.

Causas de la alopecia por estrés

En cuanto a las causas principales de la alopecia por estrés, cabría reseñar que las hormonas estresantes afectan de forma fuerte y negativa a los folículos pilosos. Así, como los folículos están rodeados de una red muy densa de fibras nerviosas sobre la que actúan muchas sustancias mensajeras diferentes y neurotransmisores, se puede llegar a perder pelo si el estrés afecta a este proceso. Las fibras nerviosas no suelen tener un número estable y lo más normal es que este vaya cambiado con el ciclo del pelo así que esto sin duda influye de forma directa en el crecimiento del pelo, como también otro tipo de factores regulan notablemente el crecimiento del cabello.

Así, cuando una persona se estresa, los mensajeros químicos presentes en sus fibras nerviosas aumentan y es muy probable que se inflame el folículo y se pueda llegar a perder pelo, pero con la ayuda de un buen profesional se podrá saber si las causas de la calvicie tienen que ver con el estrés y así se le podrá poner remedio de forma eficiente.

Síntomas de la alopecia nerviosa

Entre los síntomas de la alopecia nerviosa, sin duda lo primero que se va a notar es que el pelo está muy débil. Normalmente se trata de un síntoma que pasa desapercibido, así que lo primero que se percibirá será que se empieza a ver muchísimo pelo en la almohada o en la ducha. Este tipo de pérdida de cabello no se da en zonas determinadas sino que es algo más general que afecta a todo el cuero cabelludo. De entre los síntomas de la alopecia destaca por tanto la pérdida de pelo general, que en primer término se puede llegar a confundir con algunas alopecias difusas.

Y por supuesto, también se podrá tener síntomas de ansiedad (que serán los que provocarán la alopecia), aunque en muchos casos la calvicie puede darse después de los problemas de nervios, cuando el organismo asimile todas las sustancias que la ansiedad haya podido generar. En este tipo de alopecia el pelo se cabe en un par de semanas debido a un estrés bastante grande, aunque el pelo volverá a crecer cuando se solucione el problema de estrés.

Cómo prevenir la alopecia nerviosa

Como lo que provoca la caída de pelo generalizada que caracteriza a la alopecia nerviosa es el estrés, sin duda lo mejor que se puede hacer para prevenir este tipo de problema, que suele ser temporal, es el intentar evitar las situaciones de estrés que puedan derivar en diferentes tipos de crisis emocionales. Asimismo será interesante reducir tanto el estrés emocional como el estrés físico y lograr recuperar el estado de calma.

Si ya se lleva bastante tiempo con problemas y no se sabe cómo afrontar este tipo de problemas, una opción muy interesante será consultar un psicólogo profesional y empezar a hacer terapia para conseguir superar estos problemas con éxito. Además de llevar una vida muy tranquila se pueden realizar otro tipo de terapias o acciones que serán muy interesantes para luchar contra este problema de entre las que se encuentran el realizar ejercicio físico de forma regular, la meditación u otro tipo de disciplinas relajantes como por ejemplo el Pilates o el yoga, el ir a darse masajes relajantes de forma regular, así como el reforzar de forma eficiente las fibras capilares con nutrientes para conseguir así que el pelo no se caiga demasiado por estrés.

Alopecia nerviosa en mujeres

La alopecia nerviosa o por estrés se da tanto en nombres como en mujeres. Cuando afecta a las mujeres sobre todo se refleja en forma de un adelgazamiento del pelo en todo el cuero cabelludo. Este adelgazamiento sucede sobre todo en el centro de la conexión entre la frente o línea de implantación del cabello frontal y la parte de arriba o superior de la cabeza, con lo que se trata de un problema realmente molesto. Los síntomas de este problema, tanto en hombres como en mujeres se pueden confundir en muchos casos con la alopecia androgenética.

Alopecia nerviosa en hombres

Por otro lado, la alopecia nerviosa o por estrés en hombres, se suele manifestar, además de en el adelgazamiento del cabello que también afecta a las mujeres, en un retroceso del pelo que en muy poco tiempo se convierte en una calvicie repentina más fuerte. Además, como se confunde con la alopecia androgenética, en muchos casos será necesario determinar que el paciente que está perdiendo pelo no tiene herencia relacionada con este tipo de patología, con lo que entonces se diagnosticará como alopecia nerviosa.

Tratamientos naturales para la alopecia por estrés

Con los tratamientos naturales que pueden encontrarse para tratar la alopecia por estrés cabe tener en cuenta que se trata de un tipo de problema que cuenta con muchas causas psicológicas y por tanto el continuar estresado y preocupado, o preocuparse todavía más porque se está perdiendo el cabello, simplemente agravará el problema, así que lo mejor es asimilar la caída de pelo durante una temporada y trabajar por que remitan los síntomas, ya que si se consigue terminar con las fuentes de estrés o lograr controlarlo el pelo volverá a crecer de nuevo sin ningún tipo de problema.

Por tanto, el buscar una solución a los problemas de estrés es sin duda el primer paso. Si se trata de una depresión o de problemas que no se pueden solucionar en solitario habrá que acudir a un profesional y tener paciencia y tiempo para conseguir realizar un tratamiento de forma eficiente. Además será interesante realizar deporte y comer de forma adecuada y saludable para estimular de nuevo el crecimiento del cabello.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Pin on Pinterest