Cómo afecta la alopecia al pelo injertado

Una de las preguntas más habituales que se realizan en las clínicas para tratar la calvicie es si la alopecia afectará con el tiempo el pelo que se ha injertado. Esta cuestión suele surgir cuando se piensa que al tiempo el pelo que se ha trasplantado va a volverse a caer como ocurrió con el anterior y por lo tanto, la cirugía aplicada no va a servir de nada. En este artículo te queremos responder a esta pregunta para que quede del todo clara y no tengas dudas si realizarte un trasplante de pelo injertado.

¿Si tengo alopecia, se volverá a caer el pelo injertado?

Aunque más adelante te daremos todos los motivos, la respuesta tanto a este bloque como también al título del artículo que estás leyendo es que no, el pelo injertado no se va a caer con el tiempo, por lo que se trata de un método estudiado y comprobado que conseguirá frenar de manera definitiva la caída de tu cabello.

El principal motivo por lo que no va a afectar tu alopecia al pelo que se te ha injertado o va a injertar es que, el pelo se ha obtenido de una parte de tu cuero cabelludo que no está afectado por este problema. En la mayoría de los casos, esta afección se centra en las habituales entradas de la frente, como también en el casco, sin embargo, en el pelo que crece en la nuca no se ve afectado, por lo que una vez que lo extraigas de dicha zona, el pelo seguirá creciendo como el primer día sin riesgo a que se caiga. De igual manera, antes de realizar la cirugía se debe de realizar un estudio de la calidad de tu cabello como también de la zona que más calidad tiene, consiguiendo de esta manera que la hormona dihidrotestosterona no afecte al pelo injertado (fuente).

¿Afecta las técnicas usadas en la alopecia?

En la actualidad según a la clínica que te dirijas podrás disfrutar o bien de la técnica conocida como FUE, como también otra denominada como FUSS. Aunque la elección final siempre debe ser tuya, es cierto que el cirujano te va a recomendar una técnica u otra según la calidad de tu pelo y también de las zonas donantes, ya que no es lo mismo una persona que sufre mucha calvicie en todo su cuero cabelludo como aquellas que solamente tiene una parte al descubierto.

De igual modo, tanto si usas una técnica u otra, el resultado es exactamente lo mismo respecto a la durabilidad del pelo injertado, aunque existen diferencias en el tratamiento. En la técnica FUE lo que se realiza es una operación en la que se retire miles de folículos de la parte de la nuca y estos se trasplantan en la zona afectada. En el caso de la operación FUSS lo que se realiza es una sustracción de una tira de cuero cabelludo de la zona donante para usar los folículos en aquella parte de la cabeza que no crece ya el pelo. La diferencia entre una técnica y otra es precisamente la cicatriz que queda en el FUSS frente al FUE, siendo esta última la que más se realiza a día de hoy. De igual modo, si usas uno u otro, tienes que saber que las dos son técnicas en las que el pelo permanecerá de manera definitiva y por lo tanto, no tendrás que realizar otras operaciones en el futuro.

Los expertos dictaminan que en el caso de que se vea que después del implante el pelo se sigue cayendo, es recomendable comentarlo con la clínica, aunque también se aconseja no sobresaltarse al menos en los primeros meses, puesto que se trata de una operación en la que el propio folículo de pelo sufre bastante con todo el proceso y es habitual que algún que otro pelo se caiga. De la misma manera recuerdan que es normal perder entre 60 y 120 pelos al día y que esto no quiere decir que se esté realizando un proceso inverso al pelo injertado, sino que es algo biológico del cuerpo.