Ventajas del injerto capilar mediante técnica DHI

Si estás pensando en disfrutar de un injerto capilar debes saber que se pueden usar diferentes tratamientos según las necesidades de cada persona. En este caso nos vamos a centrar en ver las ventajas de la técnica DHI, la cual es una de las más usadas en buena parte de las clínicas que hacen este tipo de intervenciones.

¿Cuáles son los beneficios de la técnica DHI?

Una de las ventajas de la técnica DHI realizada a través de una clínica profesional es que los resultados son muy buenos y muy duraderos, de aquí que cada vez más profesionales apuesten por esta técnica en buena parte de sus clientes.

Esta técnica no necesita de anestesia total, sino que es local. Esto hace que el riesgo en la salud sea menor y en consecuencia el paciente pueda acudir a la intervención con mucha más tranquilidad. Para que te hagas a la idea, la anestesia es la justa para evitar que el paciente pueda sufrir cualquier tipo de dolor. Esto quiere decir que estamos ante una variedad de tratamiento sin dolor, sin hospitalización porque no necesita tiempo de recuperación y podemos asegurar que estamos ante una técnica que no es invasiva.

Otro punto positivo es que cuenta con la ventaja de que no necesita rasurar la zona receptora. A esto hay que añadir que hay diferentes tipos de implantes entre los que elegir, es decir, se puede elegir entre un diámetro mayor o menor. Incluso ofrece la opción de poder cubrir una mayor densidad.

Con esta técnica lo que se consigue cubrir una mayor zona, con la ventaja de que es una técnica muy precisa, lo que significa que los resultados son realmente buenos. Cuando el pelo comienza a crecer, el crecimiento es natural, por lo que en poco tiempo nadie notará que nos hemos sometido a este tipo de técnica para volver a tener pelo en las zonas en las cuales lo habíamos perdido.

Si la técnica la disfrutas de la mano de una clínica de calidad y la intervención la realiza un verdadero profesional, te puedo asegurar que el cuello cabelludo y los folículos no van a sufrir ningún daño. Es importante que en el cuero cabelludo se trabaje con profesionalidad para no dañarlo y en consecuencia producir daños mayores.

Personalmente me parece muy interesante esta técnica gracias a que no se necesita usar bisturí para abrir los calanes donde se insertarán los folículos. Gracias a que la intervención va a poderse realizar sin bisturí, esto significa que la herida será mucho más pequeña y en consecuencia no se creará una cicatriz a la hora de curar. Y como puedes imaginar, la herida podrá cerrarse mucho más rápido, gracias a que es más pequeña.

Se suele usar el implanter. Es una herramienta fácil de usar para el profesional a través de la cual se consigue insertar cada pelo de manera adecuada. Esto se debe a que la herramienta ayuda a controlar el ángulo de inclinación, la dirección y sobre todo la profundidad. Esto hace que los resultados del injerto siempre sean perfectos y en consecuencia cuando el pelo comienza a crecer, los resultados a simple vista son naturales, lo cual es de agradecer.

Esta técnica cuenta con la ventaja de que el paciente podrá volver a hacer vida normal en un periodo de tiempo muy pequeño. Me explico, tiene un periodo de recuperación, pero al no haber hospitalización, el paciente puede comenzar a vivir normalmente. Es verdad que durante las primeras semanas no se puede hacer ejercicio y hay que evitar sudar, pero el día a día se puede hacer normal. Los primeros días habrá que tener cuidado al dormir, pero poco más.

Y como los resultados son realmente naturales, podemos concluir que ese tipo de tratamiento es uno de los mejores por los que podemos optar a la hora de disfrutar de un injerto capilar. Eso sí, el paciente no será el que elija que técnica le interesa más, sino que será el profesional el que examine al paciente y recomiende la mejor alternativa. Hay que tener en cuenta que usar la técnica adecuada es necesario para conseguir unos buenos resultados.